martes, 30 de junio de 2009

LA ALEGRÍA DE LA CASA

Me encantan los animales, pero muy especialmente los perros. Será porque lo he mamado desde bien pequeñita, en mi casa siempre ha habido un peludo de cuatro patas.
Son animales inteligentes, fieles y nobles como ninguno, en ocasiones, más válidos que muchas personas.
Para mi los perros son un miembro más de la familia y los que tengais o hayais tenido seguro que me entendeis y opinais lo mismo. No concibo una casa sin ellos, no quiero una vida sin perro y en el crecimiento de un niño me parece fundamental puesto que aprenden valores y responsabilidades.
Mi primera mascota estaba en casa incluso antes que yo. Era un pastor alemán llamado Hobo que me adoraba. Tanto así que no se separaba de mi, hasta el punto que no dejaba que nadie ajeno a la familia se acercara a mi carrito. Mi primera palabra, para fastidio de mis padres no fue ni "mamá" ni "papá"; mi primera palabra fue "Hobo".
Y ahí empezó mi amor por los perros jeje.
Luego vinieron Gunter y Kimbo, dos schanauzer gigantes preciosos de excelente pedigree de la linea Pichera. El primero llegó en un mal momento pues mi padre tuvo que estar en cama unos meses y no podíamos hacernos cargo de él así que al poquito tiempo de tenerlo conseguimos un nuevo dueño para él con el consiguiente disgusto...
De Gunter supimos luego que fue campeón de Europa y es que ya a los 3 meses apuntaba maneras.
En cuanto mi padre estuvo recuperado fuimos a por Kimbo y yo de nuevo feliz.
Era un perro buenísimo pero enorme y bruto como él solo. No me acuerdo ni las veces que me tiró al suelo...jeje
Luego tuvimos un perro más acorde con nuestra vivienda, un yorkshire terrier, Spook.
Spook o Puki, como solíamos llamarlo, llegó a mi casa cuando apenas ocupaba la palma de mi mano y nos regaló los 13 años de su vida. Tenía un caracter muy especial, más acorde a un Pit Bull que a un enano de kilo y medio.
Tras su muerte, yo no quería ningún perro más, la verdad es que lo pasé muy mal y pensaba que remplazar a mi chiquitillo era traicionarlo. Con el paso del tiempo, este pensamiento cambió y me moría por otro perro.
Hacía muchos años que era madrina de varios perros de un refugio de Valencia y uno de mis sueños era ayudar a uno de estos animalitos necesitados. Siempre habíamos tenido perros de raza y pedigree y parecía que mis padres eran un poco reticentes a la idea de meter un animal del que no sabes nada y que problemas puede tener.
Tras la detección de lo mío, decidí que era el momento, que necesitaba un perro y que ese perro me necesitaría a mi.
Acudí a la Protectora de Valencia y se me rompió el alma...
Cientos de perros ladrando y reclamando una oportunidad, ¿como podía elegir? ¿como podía dejar allí al resto?
Pero mi perro me eligió... Era el único que no ladraba, estaba sentadito mirandome con sus ojos azules tras una reja. Lo acaricié y se deshizo en mimos. Le puse una correa y lo pasee por las afueras y desde ese momento supe que jamás regresaría a esa jaula.
En septiembre hará 1 año que Trapo(así le llamamos) ha entrado a formar parte de nuestra familia.
Mi experiencia con los perros es amplia pero puedo decir que es el perro más bueno, cariñoso e inteligente que podría tener. Pienso en no tenerlo o haber escogido a otro y se me hace un nudo en la garganta.
Image Hosted by ImageShack.us
Estamos tan contentos con él, que más adelante aumentaremos la familia con un galgo de la asociación S.O.S. GALGOS.
Desde aquí me gustaría animar a adoptar a las personas que estén pensando en adquirir un perro. Que sí, que un perro de raza es muy bonito y muy "in" pero os puedo asegurar que yo no cambio a mi flaquito por ninguno.
Son miles de perros los que malviven en jaulas, dadles una oportunidad, el que adopta repite y nunca más se plantea en comprar un perro.

11 comentarios:

Dulós, 45 años, periodista. dijo...

Hola Sara!
Yo también adoro a los perros. Ahora tengo un cooker que va a cumplir 13 años (siempre ha estado conmigo) y un Labrador que me ragalaron unos amigos al caer enferma de cáncer. Hace unos años, como tú, también fui a buscar un perro a una protectora. Me llevé una joya. Era bueno y cariñoso. Pero tenía un problema. Cuando alguien de la familia se subía a uno de los coches para irse, el perro también íntentaba subirse. Es como si le bubieran abandonado con un coche y quisiera regresar al punto del abandono. Cuando lograba subir al coche, costaba mucho trabajo hacerle bajar. Hasta que un día, atacó a mi padre y le mordió en ambos brazos. Tuvimos que devolverlo a la protectora porque le cogimos miedo. Nos dio mucha penita.
Por cierto, en las cicatrices de los pechos me pongo crema hidratante (buena y de farmacia) por laS mañanas y aceite de rosa mosqueta por las noches. Eso sí, todos los días. TODOS! Nada de ser perezosa, eh? Sino, te daré en el culete cuando te vea, vale?
Bueno, cuidate mucho, guapetona!!!!

Anita Patata Frita dijo...

Oh trapo tiene una cara de listo que tela! mi Lola no es adoptada porque quería exactamente esta raza (chihuahua) pero no me importaría algún día adoptar uno.

:)

Los outfits de Lorena dijo...

que bonito!!en mi casa tb siempre ha ahbido perro, pero yo por alguna extraña razón les tengo miedo a todos, da igual tamaño, raza, que sea de casa o de un desconocido. cada vez que me cruzo con uno se me pone un nudo en el estomago, y lo que yo te digo, es muy raro pq mis padres han tenido perro de siempre. pero si los veo en fotos o a mucha distancia me encantan.
tenemos que poner una queja a inditex por las rebajas tan malas de estos ultimos años :)
1 besito guapa

FashionFreak dijo...

¡¡Qué majo Trapo!! Tiene pinta de ser muy cariñoso y bueno... y estoy de acuerdo contigo, odio esa manía que tiene mucha gente del pedigree, que parece que un perro que no es de raza pura no es tan bueno como otros, ¡qué tontería! Pues mi perro no tenía pedigree pero era el mejor del mundo, el más bueno, fiel y cariñoso y el mejor amigo que pudimos tener durante casi 18 años, aunque al final de su vida fuera un poco pesadito, pero porque el pobre iba ya muy mayor y supongo que en el fondo sufría. Hace menos de un mes tuvimos que sacrificarlo, como digo ya iba muy mayor y ya ni veía, ni oia, se hacía sus necesidades encima... pobrecito, la verdad es que me dio mucha pena y me arrepiento un poco de no haber sido más buena con él en sus últimos días, debo reconocer que no tengo nada de paciencia y me desquicio muy fácilmente. Pero al menos tengo el recuerdo de todos los años con él, que se convirtió en uno más de la familia

Ah, y muchas gracias por tu comentario de verdad! Es que mi blog es ya como mi hijo jaja No sé, estoy muy contenta con haberlo hecho y poder mostrar al mundo no sólo mi ropa sino también otras cosas que me gustan, compartirlas con más gente ;)

1 beso!

Anónimo dijo...

Sara , llegué a tu blog al visitar el de la Dulós y quedé enganchadísima como decimos acá en Argentina con todos tus post. Te cuento que en Febrero de éste año me operaron de un cancer en la mama izq. pero como era pequeño me hicieron cirugia conservadora, luego 36 sesiones de radioterapia y ahora 5 años de tamoxifeno. Coincido con vos en la detección precoz. Un beso desde Argentina y suerte porque ánimo no te falta. Silvina

MqR dijo...

son preciosos y buenos ocmpañeros!! yo tuve uno y se murio de yayo joooooooo como lo exo de menos!

bss wapa

Patri dijo...

Adoro a los animales, aunque mi debilidad es mi gatito...aunque desde pequeño lo hemos mimado tanto y lo hemos tratado como si fuera un niño, vamos que en lugar de ser el tipico gato que mucha gente conoce q van a la suya, parece más bien un perro o mejor, un niño, mis amigos se quedan alucinados con su comportamiento, es un niño! y además mimado! jajaja
Yo sinceramente creo que hay animales que se hacen querer más que muchisimas personas, de hecho es que son más vulnerables que nosotros.
Me ha encantado tu post, casi se me salta la lagrimilla...Me voy a darle un besote a mi "cosita"!
Besos

elRadioactivo dijo...

¡Qué bonito! Es una lástima que yo no pueda tener perros en mi casa. Mi novia es alérgica a ellos.

Su dijo...

Que voy a decir yo aisss, tengo a mis dos fieras... Luna, la mayor, con 5 años hija de una gata que tuvo mi hermana y de mi Lucas... que se escapo. Y Roco, recogido de la protectora con solo mes y medio y enfermito, si los vieras... Estan mejor cuidados que nosotros.... jejeje anda que no viven bien!!!
Mimados al máximo, mis amigas se rien cuando les digo que yo los considero mis hijos! Aisss, si muchos pensaran en la adopcion antes que en la compra cuánto ganarían, no saben lo que se pierden puesto que estos animales son muy cariñosos, yo creo que en muestra de agradecimiento por salvarles de un sitio asi. Roco tambien es de la protectora de Benimamet, se te rompe el alma cuando vas allí, supongo que como en todos sitios claro...

Anónimo dijo...

Que guapo Trapo. En mi casa somos gateros y perreros a partes iguales, jeje. Ahora mismo tenemos dos, uno regalado y otra encontrada. Y mi hermana, nada mas independizarse, fue a la protectora de Valencia a por un perrillo!! Fue a por un cachorro pero es ver a los adultos y piensas, "ese" grandullón que me está mirando se viene conmigo, y ya es una parte de tu vida... la mejor decisión posible :)

Un beso guapa y gracias por contarnos la historia de Trapo.

B. (enteogenica)

janis* dijo...

ayy que no te conocia!!
me he leido todas tus entradas, me has enganchado!! je je
Animo con todo, aunque se te ve muy fuerte, s admirable como lo afrontas, plantandole cara y contandonoslo x el blog!! suerte de corazón!! y ya veras como todo va genial!!

Sobre lo de los perris, ayy que te voy a decir yo, tengo 2 perros y un conejo, los dos perritos son encontrados en la calle, el mayor lleva conmigo 6 años y la peke hace 1 año en agosto, son mi alegria, me tienen loka.
bueno que me enrollo, te sigo!
muuua***